El 25 de septiembre de 1963 marcó nuestra historia con una mancha que para muchos es y será imborrable por siempre.

Para otros, los objetivos políticos coyunturales hacen que se olviden los agravios, pero, a quien Juan Bosch trató como un hijo y lo encarriló por una gran carrera política no le queda bien asumir pactos con quien lleva la sangre de un conspirador impenitente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s